10 curiosidades de la naturaleza II


Sin agua: Los camellos pueden aguantar varios días sin beber agua. Con temperaturas entre

30 y 35 º C., puede pasar dos semanas sin hacerlo. Pero cuando tienen la oportunidad,

pueden llegar a beber más de 100 litros de una vez. Si es necesario, pueden soportar muy bien

la deshidratación: pierden hasta el 40% del agua de su cuerpo sin problemas.

 

Con los ojos cerrados no entran moscas: Los sapos y las ranas deben cerrar sus ojos para

tragar su alimento. No existe ningún hueso entre el ojo y la boca, por eso los ojos se desplazan

hacia atrás, y con este movimiento logran impulsar a la presa hacia el interior del estómago. Dado

que es muy raro que estas especies posean dientes, el alimento pasa entero de la boca al aparato

digestivo y el parpadeo ayuda a introducirlo.

 

Blanco y negro: Ese color blanco tan característico del pelaje del oso polar esconde debajo una piel

negra, útil para atraer la radiación solar, que le permite al animal aumentar el calor corporal. El pelaje

es transparente, e incluso amarillento en ciertos lugares, pero el reflejo de la luz crea la sensación de

blancura tan típica de esta especie.

 

Helado de coco: Se cree que las primeras palmeras crecieron en el Polo Norte. Según un estudio

liderado por la Universidad holandesa de Utrecht, las palmeras florecieron en el Ártico durante un

período caluroso hace 50 millones de años. Para arribar a esta conclusión se estudió el sedimento del

mar en el Polo Norte y se encontró polen de palmeras antiguas, entre otros árboles. Esto significaría

que las temperaturas en el Ártico no habrían sido tan frías, quizás como consecuencia de erupciones

volcánicas, o por algún tipo de nubes formadas en esta zona que atraparan el calor y aceleraran

el calentamiento.

 

EL bigote de los gatos: Los bigotes son tan importantes para los gatos que sin ellos tienen problemas para mantener el equilibrio. Con ellos controlan el sentido del balance y la orientación en la oscuridad. La raíz del bigote se encuentra profundamente adentro de la cara entre nervios y vasos sanguíneos con conexión inmediata al cerebro. Por eso son tan sensitivos a cualquier cambio en el ambiente y nunca se chocan con nada, moviéndose con tanta precisión.

 

Commentarios

Share this post

Fernanda Quezada

Disfruto mucho de las caminatas, me encanta comer de todo, especialmente pizza, me gusta ver películas, andar en bici, caminar, leer y dormir, creo que tanto el cine como la literatura desarrollan tu creatividad.

No comments

Add yours