3 preguntas para cuando llegue al cielo


Quiero empezar diciendo que Dios no nos debe respuestas de ninguna cosa. Si no está dicho explícitamente en la Biblia es porque no quiere que lo sepamos, o no es necesario. Pero aún así, soy una persona curiosa y no creo que la curiosidad sea pecado.

Hay muchas cosas en la Biblia que no se explican y que dejan grandes preguntas. Aunque pueden haber muchas más he decidido compartir 3 de mis misterios favoritos de la Biblia. Son las mismas preguntas que espero hacer una vez esté con El Gran Jefe en el cielo.

1 – Monstruos y Dinosaurios

Debo empezar diciendo que en la Biblia no se mencionan los dinosaurios. Sin embargo en Genesis y en Job se habla de “bestias” o “monstruos” tanto marinos como de tierra. Entre estos Job menciona principalmente el Behemot y el Leviatán. Claramente son animales más imponentes que los que tenemos ahora. De igual manera los descubrimientos arqueológicos de huesos de animales prehistóricos dan evidencia de bestias increibles ahora desconocidas para nosotros.

Por esto me parece curioso que no se mencionan más detalles de ellos. Claro, la Biblia no explica todo de todo, sino la historia de Dios y su amor por nosotros. Pero me gustaría saber qué pasó con los grandes monstruos desde el tiempo de Job hasta el nuestro. Me gustaría verlos, y ojalá en el cielo interactuar con ellos al estilo Jurassic Park, dando de comer a un Brontosaurio de mi propia mano.

2 – Los libros perdidos

La primera vez que me dí cuenta de esto fue cuando leía cuidadosamente el relato del Exodo y la conquista de la tierra prometida. En algunas partes el autor de un libro dirá algo como “Esto se dice en el Libro …” o “Todos los hechos del reinado de … están en el Libro …”. Cuando leo eso digo “¿Dónde están esos libros?”

Sería fascinante poder leer algo como el Libro de las Batallas de Jehová (Num 21:14) o el Libro de los Hechos de Salomón (I Re 11:41). Lo más probable es que mencionen todo lo que ya está en la Biblia más algunos pocos detalles adicionales. Sin embargo se han perdido y parece ser la voluntad de Dios el que no los leamos. Pero sigue siendo fascinante pensar que hay libros mencionados en la Biblia que no tenemos ahora.

3 – La vida temprana de Jesús

Tenemos 4 relatos de la vida de Jesús, comunmente conocidos como los Evangelios. Es importante notar que para los autores (quienes conocieron de cerca a Jesús) lo más importante fue el final de su vida, no el inicio. Pero siendo Jesús de Nazareth una persona tan fascinante nos hace preguntarnos cómo fue su vida después del relato de Navidad y antes de iniciar en forma su ministerio. En el segundo capítulo de Lucas leemos una historia de su adolescencia: Jesús en el Templo. Se dice que tenía 12 años, pero después de esto el relato salta a su adultez. Faltan aproximadamente 18 años de la vida de Jesús.

Podemos entender por el contexto de los Evangelios que Jesús crecía y se fortalecia para lo que vendría a futuro. Sabemos que tuvo una vida perfecta y sin pecado. Y sabemos que al ser completamente hombre tuvo una vida normal, llena de tentaciones como nosotros. Sin embargo no deja de ser intrigante pensar qué habrá hecho el joven Jesús durante su vida temprana.

 


 

Recuerda que la Biblia es la revelación completa de Dios para nosotros. Esto significa que no le falta nada que El piense es necesario para nuestra relación con El. Sin embargo hay cosas que Dios decide no revelar y por eso debemos aceptar lo que dice Deuteronomio 29:29

“Las cosas secretas pertenecen al Señor nuestro Dios, mas las cosas reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos para siempre, a fin de que guardemos todas las palabras de esta ley”

El que hayan algunas cosas que parecen faltar en la Biblia no debe afectar nuestra relación con Dios. Simplemente nos ayudan a fortalecer nuestra fe y confianza en El.

Pero no me quita la curiosidad. Por eso en el cielo espero hacerle muchas preguntas más.

¿Qué quisieras tú saber, que no parece estar explicado en la Biblia? Deja tu comentario abajo.

Commentarios

Share this post

Bryan Rubio

Nacido en Bogotá, Colombia. Radicado en Quito, Ecuador casi toda mi vida y criado con fuerte influencia de cultura gringa. Escribo para Control Z sobre temas cotidianos y desde un punto de vista varonil, como #machoqueserespeta. El maestro Yoda una vez dijo de mi: "La fuerza es fuerte con este."