5 consejos engañosos


Todos tenemos problemas y todos buscamos soluciones. Pedimos ayuda a nuestros amigos, colegas, familia, mayores. Pero… ¿realmente nos dan buenos consejos?

Acontinuación 5 consejos que parecen buenos, pero en realidad no lo son.

1.) Sigue tu corazón

Suena maravilloso, ideal, romántico. Pensamos que nuestro corazón tiene las intenciones más puras y por eso debemos seguirlo.

Falso. El corazón no es como creemos. Se guía por emociones, las emociones son pasajeras y nos llevan a decisiones impulsivas sin medir consecuencias. Una decisión tomada por el corazón parecerá muy buena al comienzo, pero pronto verás tu error. Mejor sigue tu cerebro, es mejor para tomar decisiones importantes. A la final por algo la Biblia nos advierte: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”

2.) Solo olvídalo

Parece lógico. Si logro ignorarlo u olvidarlo, entonces no tendré que preocuparme del problema.

Falso. La mente humana está diseñada para recordar los momentos dolorosos. Es la manera en que nos protegemos de ser lastimados nuevamente. Si realmente ingoraras ese dolor volverías a caer en el mismo error fácilmente. Además, con olvidar el problema no has logrado solucionarlo. Si vas por la vida ignorando lo malo nunca vas a remediar nada porque el problema sigue allí.

Aunque la intención es buena, un mejor consejo es “Confrontalo, estoy para apoyarte. Sé que puedes superarlo.”.

3.) El tiempo cura las heridas

Tiene sentido. El tiempo deshace montañas, crea islas en el oceano, convierte bosques en desiertos… ¿por qué no puede sanar mi corazón?

Falso, el tiempo no hace nada. Puedes darle todo el tiempo del mundo a una herida y nunca va a sanar si no lo acompañas de algo más. Es igual que en tu cuerpo, cuando te lastimas tomas los siguientes pasos: 1) tratar la herida – la limpias y la proteges, 2) tomas medicamento y te fortaleces, 3) le das tiempo y la dejas en paz. Así con una herida del corazón debes reconocer lo que te lastimo y protegerte, luego fortalecerte con amistades y con la palabra de Dios, y por último dale tiempo pero no sigas regresando a irritar la herida.

El tiempo no cura las heridas, tu te das tiempo para curar tus heridas.

4.) Solo ora, Dios está en control

Orar es bueno, debe ser bueno orar por mis problemas, y como Dios es soberano y mayor que mis problemas El va a solucionarlo.

Falso. Dios no tiene el hábito de formar cristianos pasivos. Es muy similar a lo que dice Santiago “la fe sin obras es muerta.” Entonces, sí, es bueno orar. Es bueno poner tus problemas en las manos de nuestro Señor; pero no es bueno quedarse quietos. Dios no le dijo a Israel “Quedense tranquilos en sus tiendas, yo voy a derrumbar Jericó mientras que descansan del viaje”, en vez de eso los puso a caminar alrededor de la ciudad. Es un acto que parece inútil una batalla, pero por lo menos hicieron algo y Dios los respaldó. C.S. Lewis dijo: “Oro porque no puedo evitarlo. Oro porque soy inútil. Oro porque la necesidad fluye de mi constantemente, estando despierto y dormido. [La oración] No cambia a Dios, me cambia a mí.”

Si tienes un problema Dios no lo va a solucionar por ti si no estás dispuesto a trabajar por arreglarlo.

5.) Si es para ti, se va a dar

Debe ser cierto. Todos creemos en un tipo de destino, un plan de Dios para nuestra vida, una razón de ser. Si estoy cumpliendo con lo que debe ser mi futuro entonces las cosas van a empezar a darse con más facilidad.

Falso. Nada que valga la pena viene facil. Puedes conversar con los grandes empresarios, los pastores, las personas de exito en tu vida y tendrán un factor en común: trabajo duro. Todos los que han llegado a un punto de prosperidad en su vida han tenido que trabajar (con excepción de pocos chicos de familias ricas). Es cierto que Dios nos apoya en los planes que emprendamos y que lo honren a El, pero no significa que si hay dificultades no sea parte de lo que Dios me quiere dar, o que Dios va a abrir todas las puertas al éxito porque es parte de su plan maestro.

Dios quiere que trabajemos y nos esforcemos por las cosas. Si Dios nos regalara todo no estaría actuando como un Padre Amoroso.

Commentarios

Share this post

Bryan Rubio

Nacido en Bogotá, Colombia. Radicado en Quito, Ecuador casi toda mi vida y criado con fuerte influencia de cultura gringa. Escribo para Control Z sobre temas cotidianos y desde un punto de vista varonil, como #machoqueserespeta. El maestro Yoda una vez dijo de mi: "La fuerza es fuerte con este."

No comments

Add yours