6 cosas que debes saber sobre los hombres (Parte 1)


Los hombres somos esa bestia extraña de la que algunas mujeres se enamoran. Aún no sabemos bien por qué (probablemente por falta de opciones). Pero como cualquier criatura salvaje hay ciertas cosas que deben conocer sobre nosotros para que puedan navegar tranquilamente por ese mundo extraño de la hombría, por océanos de testosterona y bosques de higiene deficiente.

1.) Somos competitivos por naturaleza

No es nuestra culpa (ok, sí lo es pero no nos juzguen mucho, por favor) que siempre queramos competir y ganar en todo. Por razones mayores (evolución, diseño, suerte… tu elige) nos hemos desarrollado en el segmento de la población que siempre quiere sobresalir y ser mejor en todo. Esto puede ser bueno al momento de estar en un empleo o competencia física. Pero no tiene un botón de encendido y apagado, por lo cual vamos a convertir todo en una competencia. ¿Quién conduce mejor? ¿Quién duerme más (o menos)? ¿Quién se baña más rápido? ¿Quién tiene mejor método para la higiene bucal?… es interminable, lo siento.

Como mujer puedes (serenamente) recordarnos que no todo tiene que ser una competencia y que no es algo importante. Probablemente lo tomemos bien y paremos de ser molestos… o no. A la final trata de no darle mucha importancia y se nos va a pasar.

2.) Tenemos el ego un poquito inflado

Todos los hombres tenemos un gran Ego (y no hablo del shampú). Es parte de nuestra naturaleza. Nuestro ego nos hace sentir que somos mejores y más capaces de lo que realmente somos. Eso es algo bueno cuando se trata de asumir riesgos, como invitar a una chica a salir o emprender un negocio; nos convierte en gente arriesgada y confiada. Pero el ego nos puede enceguecer a nuestras fallas también. El ego puede evitar que veamos cuándo tratamos mal a alguien o actuamos como un idiota inflado. Y este ego siempre va de la mano con nuestra competitividad. Es muy dificil manejarlo y la única cura es una buena dosis de humildad.

Como mujer puedes 1) Decirnos cuándo nuestro ego nos está encegueciendo ante algo. Es muy probable que no lo tomemos bien al comienzo, pero una persona madura te lo va a agradecer. Y 2) Ser mejor que nosotros en algo. Nada nos humilla más que reconocer que alguien es mejor que nosotros en algo. Es saludable y nos ayuda a ser más realistas. A demás que hay pocas cosas más atractivas que una mujer talentosa.

3.) Somos testarudos

Cada hombre tiene algo de terco. Imagínense por un momento que en las savanas africanas o en las planicies sibéricas un hombre estuviese tras su presa (antilope, mamút, etc) y no logre atraparla al primer intento. Tiene dos opciones, darse por vencido, volver a casa y morir de hambre… o continuar luchando a pesar de sufrir una derrota. De allí viene nuestra terquedad. No es culpa nuestra, sino de nuestros antepasados. Gracias a eso estamos vivos hoy, sin embargo en la sociedad actual nuestra intransigencia puede ser algo que no siempre sea valorado por los demás. Sobretodo si estamos equivocados y aún así insistimos en tener la razón (como cuando un hombre está desorientado).

Como mujer es dificil enfrentarse a alguien terco y seguirle amando. Tienes dos opciones. Puedes dejarnos seguir como vamos, o confrontarnos. A veces será bueno dejar que nos equivoquemos y nos golpeemos con la realidad (a la final somos tercos y aprendemos a golpes). Pero a veces nuestra necedad nos lleva a un camino sin buenos resultados. Dependemos de ustedes para confrontarnos fuertemente y hacernos entrar en razón.

 

Hay más puntos… continuarán en la Parte 2, a la misma hora, por el mismo canal.

Commentarios

Share this post

Bryan Rubio

Nacido en Bogotá, Colombia. Radicado en Quito, Ecuador casi toda mi vida y criado con fuerte influencia de cultura gringa. Escribo para Control Z sobre temas cotidianos y desde un punto de vista varonil, como #machoqueserespeta. El maestro Yoda una vez dijo de mi: "La fuerza es fuerte con este."

1 comment

Add yours

Post a new comment