Ciego de amor


OJOS VENDADOS

Escuché la historia de un joven que desde chiquito sus padres le enseñaron a ser el niño modelo, “tienes que lavarte la boca tres veces al día, no pongas los codos encima de la mesa, sé el mejor de la clase, no digas malas palabras, saluda a todos “ le decían, y él como buen hijo hizo caso de todo y fue así que creció como un chico sano, sin vicios que no tomaba, no fumaba, ni bailaba pegadito; hasta llegó a ser el abanderado de su colegio, era el atleta más fuerte y agarrado de su equipo, en fin, el sueño de toda mujer y el hijo que todo padre quisiera tener.

Hasta un día en que inesperadamente paseando fuera de la ciudad, la vio, fue amor a primera vista, cayó redondo por su sonrisa, no pudo resistirse a sus encantos, quedó flechado para siempre; todos le decían que ella no le convenía, pero él no hizo caso, se cegó, no quiso entender razones y poco a poco fue dejando todo, sus clases, su deporte, su familia, solo le importaba estar con ella, la dueña de sus suspiros.

Él pensaba que todo iría bien, que podía controlar la situación pero un día ella se fue, le dejó diciendo que se dieran un tiempo, que ya no siente lo mismo, pero se llevó con ella lo más preciado de sí, se llevó su fuerza, ese ímpetu que le llevaba a ser el más fuerte, solo jugó con él; quedó ciego de amor y debilitado, volvió a rehacer su vida pero nunca más fue el mismo. No permitas que nadie robe tu fuerza.

ESCRITO POR: Carla Sánchez de Rivera

Commentarios

Share this post

Fernanda Quezada

Disfruto mucho de las caminatas, me encanta comer de todo, especialmente pizza, me gusta ver películas, andar en bici, caminar, leer y dormir, creo que tanto el cine como la literatura desarrollan tu creatividad.

No comments

Add yours