Cosas por las que no murió Jesus


Entre los especiales televisivos de La Pasión de Cristo y los consumos excesivos de sopas ricas en granos y pescado apestoso, nos es fácil olvidar la razón real por la que celebramos la Semana Santa. Por eso quiero reflexionar sobre algunas cosas por las que Cristo no murió.

1.) Un post de Facebook

Soy cristiano, quiero mostrar a todos que es importante para mi la Semana Santa y publicar algo en redes sociales es muy fácil de hacer. Pero debes tomar en cuenta que Cristo no murió para que estés publicando imágenes de un hombre ensangrentado o videos con música emotiva. Cristo murió para que tú puedas ser salvo y volverte un ejemplo para los que están a tu alrededor. Para que puedas tener una relación personal con ellos y mostrarles quién es El. No para transmitir un mensaje genérico a todos tus contactos quienes están aburridos de ver lo mismo en el muro de todos.

2.) Tu especial de “Sueño de Morir” en la Iglesia

Eres músico y como el pastor decidió nuevamente hacer una reunión especial en Viernes Santo pues lo lógico es que deleites a las masas con tu hermosa voz y talento músical. O de pronto eres del grupo de teatro de la iglesia, o el grupo de danza, o el que pone las diapositivas y preparas algo especial. Cristo no murió por tu presentación especial en la iglesia. Cristo murió para que todo el mundo pueda conocerle y recibir redención de sus pecados. Murió para perfeccionar nuestra vida quebrantada, y para alejarnos de nuestra propia pecaminosidad. No murió para que tengas unos momentos de fama en la tarima.

3.) La Pasión de Cristo

En Semana Santa saturamos nuestras señales de televisión y radio de contenido religioso para aprovechar el espacio comercial, porque sabemos que todos estamos más espirituales y sensibles, y queremos sentir por dos horas lo que le pasó a Jesús al morir, para luego apagarlo y continuar con nuestras vidas, satisfechos porque nos acercamos por 120 minutos a Dios. Cristo no murió para que andemos mirando películas sobre lo triste y doloroso que fue lo que le pasó. Murió para que tú no tengas que morir. Murió para que tú nunca tengas que sufrir un latigazo, una corona de espinas o las constantes burlas y humillaciones. Murió para que tú estés lleno de vida y estés cerca a El siempre, no sólo durante el lapso de una película.

4.) Semana Santa

Qué hermoso tener una semana entera dedicada al sacrificio de Cristo, y mejor aún es que sea feriado nacional ¿no? Pero aunque nos alegre que podamos tener vacaciones unos días para dormir hasta tarde, o tener un día de deporte o salir a la naturaleza, Cristo no murió para que tengas vacaciones. Jesús estuvo clavado en la cruz para que nunca tomes un día de descanso. Para que en cada momento que estés con vida puedas demostrar a los demás lo que El hizo por nosotros. Para que puedas contarle a todos, con cada respiro, que tenemos salvación en El. Dios no permitió que su hijo muera para que tengamos más tiempo libre del trabajo, lo dejó morir para que tengamos una eternidad libre de castigo.

5.) Para que te sientas mal

En Semana Santa todos nos volvemos más sensibles, más espirituales, más cristianos. Nos dejamos afectar por la emocionalidad de la temporada. Cuando suena una triste canción sobre la muerte de Cristo. Cuando vemos una película. Cuando vamos a la reunión de Viernes Santo y leemos sobre lo que sufrió Jesús, nos ponemos tristes, nos sentimos mal. Internalizamos la historia de la crucifixión y lo volvemos nuestra propia penitencia emocional, creyendo que por sentirnos mal por Jesús somos más santos. Pero Cristo no murió para que estés triste, no murió para que llores por su sufrimiento, no padeció humillación para que te lastimes emocionalmente. Jesús murió para que tú nunca más tengas que sufrir por tu pecado. Sufrió para que seas libre de tus instintos terrenales. Se humillo para que tú te regocijes en su regalo eterno. Simplemente Cristo murió por amor, y por amor a nosotros desea vernos contentos y agradecidos por lo que El nos entregó.

 

Cristo nos entregó el regalo más precioso del mundo, por amor a nosotros, no por nada más. No olvidemos que el enfoque de la Semana Santa es Cristo y nuestra relación con El. No le des importancia a nada más y permite que ese sentimiento continúe el resto del año.

Commentarios

Share this post

Bryan Rubio

Nacido en Bogotá, Colombia. Radicado en Quito, Ecuador casi toda mi vida y criado con fuerte influencia de cultura gringa. Escribo para Control Z sobre temas cotidianos y desde un punto de vista varonil, como #machoqueserespeta. El maestro Yoda una vez dijo de mi: "La fuerza es fuerte con este."

No comments

Add yours