Cuando el amor no es lo que parece – Parte I


Todos tenemos una idea de cómo es el amor. Frecuentemente lo asociamos con la alegría, con disfrutar los momentos, con la celebración de una unión para siempre. La vida cobra sentido y lo que era gris ahora tiene color.

Pero hay ocasiones en las que el amor no es lo que parece.

  • Una madre llora por su hijo en el hospital, se mantiene a su lado por amor.
  • Un novio que ve a su novia enfermar y de repente su cabello largo empieza a caer, porque la enfermedad avanza.
  • Una esposa que mira a su esposo desesperado porque hace meses no encuentra trabajo, y ella sigue ahí por amor.
  • Un padre que tiene el corazón herido porque su hijo debe repetir el año escolar, y no lo echa de la casa, sino que le da otra oportunidad por amor.

Sí señores, el amor no es lo que parece. No son globos, peluches, besos y abrazos, aquello son muestras de amor. Amar es decidir el bienestar del otro, cuidarlo como lo más valioso que tienes:

en la alegría y en la tristeza y en la tristeza,
en la salud y en la enfermedad,
en la pobreza y en la prosperidad.

Porque sólo alguien que te acompañó en tus fracasos merece disfrutar tus éxitos.

Tenemos generaciones enteras de jóvenes que se deprimen porque su historia no es de película, porque se dan cuenta lo conflictivos que son y que sus errores son tan grandes que podrían no merecer a quien tienen a su lado.

“Yo no te merezco”, “Tú necesitas alguien mejor que yo” son frases bastante estúpidas pero ciertas en muchas ocasiones. No se trata de merecer amor, se trata de aceptarlo. El amor es un regalo. Siempre recuerdo a mis papás al hablar de esto, porque no tienen idea de la cantidad de equivocaciones que he cometido en la vida, el mal genio que tengo en ocasiones y lo caprichoso que puedo llegar a ser, y sin embargo ellos siguen ahí.

No se cuántas veces me han perdonado mis papás, y supongo que no imaginaron que amar a un hijo sería como es, porque el amor no es lo que parece.

Que bueno que el amor no sea como pensamos, es mucho más grande, es más valioso y sobretodo más fuerte. Un poeta bíblico dijo que las muchas aguas no podrán apagar el amor. Las circunstancias acabarán con la ilusión, los defectos no te permitirán ver las virtudes, la rutina amenazará tu estabilidad, pero hay una cosa que debe permanecer después de todo lo malo que encuentres: el amor, es una decisión y es más fuerte que todo.

El amor no es lo que parece.

Commentarios

Share this post

Jimmy Sarango

Siempre me gustó escribir y pensar, además de escuchar música, caminar, dormir, leer y comer. Soy diseñador gráfico de profesión pero músico por vocación. Disfruto compartir conversaciones con jóvenes y adolescentes

No comments

Add yours