Disney tiene la culpa…


Es común escuchar entre jóvenes y adolescentes que están buscado o esperando a su “príncipe o princesa” para ser “felices para siempre”… lamentablemente déjenme contarles que los príncipes y princesas, tal como los pinta Disney, no existen.

Cuando te enamoras lo haces de una persona con defectos y virtudes como todos, tal vez al principio te muestre su mejor comportamiento, su mejor perfil, su mejor forma de ser, pero créeme tiene defectos igual que todos.

Lo importante es no idealizar a una persona por mucho que nos guste, pues podemos llevarnos una gran frustración cuando aparezca el “ogro” detrás del príncipe. Debemos ser conscientes de que una persona es integral, con defectos y virtudes, que cuando sabemos elegir bien se convierte en nuestro complemento. Así que no esperes ni busque al príncipe o princesa, mejor elige bien una persona que se muestre sincera contigo y que ame a pesar de tus defectos y sus virtudes.

 

 

Commentarios

Share this post

Fernando Arroyo

Comunicador y Productor de radio. Apasionado por la música y la tecnología. Pensador en los tiempos libres y aficionado a la Psicología y el comportamiento de los jóvenes.

No comments

Add yours