El original por la copia


Alguna vez has comprado algo que deseabas mucho y de la emoción pagaste y te fuiste feliz con el producto, pero resulta que no era original ¿sino una copia?. Luego comparas tu prototipo pirata frente al original y aunque a simple vista se ven iguales, cuando te acercas puedes ver la diferencia, entonces dices: ¡He sido engañada! (en el caso que lo hayas sido).

Las imitaciones muchas veces son hechas meticulosamente por lo tanto es necesario ver con lupa los pequeños detalles para verificar la autenticidad del producto. Nosotros en nuestra vida diaria nos presentamos de diferentes maneras. Si nos dirigimos a las personas de la iglesia somos de una manera, si nos dirigimos a nuestros padres somos de otra manera, en la escuela de otra y cuando nos gusta o estamos interesados en un prospecto del sexo opuesto, somos de otra manera, aunque sostenemos que “somos nosotros mismos” de una manera nunca antes vista.

Entonces me pregunto ¿cuál de las formas en que nos presentamos somos realmente? He llegado a pensar que somos la unión de todas, un poquito de cada una. Nada más y nada menos que un collage de todas las poses. Pero solo el que se acerca lo suficiente puede ver con detalle la versión original de ti mismo.

Las personas cercanas a ti, las personas que han estado ahí contigo en toda circunstancia son las que te conocen realmente y te quieren tal como eres, los que están dispuestos a perdonarte cuando dijiste algo en el tono incorrecto, las que saben lo que quieres decir, las que saben de tu mal humor, cuando no duermes bien, o que te pone mal cierta película o canción. Esas personas son las que suman a tu vida porque han reconocido cuál es mejor la versión original de ti, ellas son un tesoro invaluable y que merecen un reconocimiento especial por su constancia. Si tienes alguien así te invitamos a que le compartas este artículo y nos comentes.

 

Commentarios

Share this post

Fernanda Quezada

Disfruto mucho de las caminatas, me encanta comer de todo, especialmente pizza, me gusta ver películas, andar en bici, caminar, leer y dormir, creo que tanto el cine como la literatura desarrollan tu creatividad.