Entonces estás pensando en casarte…


Tengo varios amigos solteros que me preguntan cómo saber si uno está listo para casarse o cómo pueden estar seguros de que pueden pasar el resto de su vida con la persona con la que están saliendo.

La mayoría de mis amigos me dicen … “Sé que es madura, honesta y sabia. Somos buenos amigos y ambos somos cristianos comprometidos con actitudes similares al servicio y al ministerio “.

Hasta aquí todo bien. Todo suena genial. Están en la misma página con su fe, con sus intenciones, con sus habilidades y con su dirección en la vida. La mayoría de las personas sensatas considerarían esas como las cosas más importantes al elegir un compañero de matrimonio.

Pero no es tan simple…

Los problemas de ‘los propósitos de vida’ no son las cosas que he visto que causan un gran dolor en los matrimonios. Desde mi experiencia, y de observar amigos a lo largo de los años, son los hábitos emocionales profundamente arraigados y los sistemas familiares los que causan la mayoría de los problemas en los matrimonios.

La mayoría de las personas que conozco con problemas matrimoniales comenzaron absolutamente bien. Eran cristianos, sinceros, sensatos, maduros, y considerados el uno con el otro. No es que hayan cometido errores en lo que eligieron, o lo que pensaban, o cómo actuaron. Es solo que la vida es difícil y la gente es complicada y hay muchas más cosas que afectan un matrimonio de lo que pensamos al principio.

Es posible que estés pensando: ohhh grandioso y ahora, ¿qué debo hacer para averiguarlo? Aquí hay algunas cosas para hablar con esa persona especial …

Cosas como: ¿Cómo lidian con la ira? ¿cómo resuelven problemas? ¿se alejan de las cosas que son demasiado difíciles? ¿cuál es su escape cuando están abrumados? ¿cómo manejan los sentimientos profundos, las expectativas que tienen de sí mismos, las expectativas que tienen de los demás? ¿Existe tendencia a ser perfeccionista? ¿tendencia a la depresión?

 Cosas como: Su actitud hacia el sexo y la intimidad, sus creencias sobre lo que merecen (o no) en una relación, la forma en que intentan hacer que otras personas los amen, los celos, lo que creen sobre su familia, su introversión, extroversión, pulcritud, desorden, capacidad de compromiso.

 Cosas como: ¿Cuál carrera es más importante, la de él, la de ella? ¿Quién va a hacer qué tareas? ¿Espero que veas lo que hay que hacer y simplemente lo hagas? ¿O tengo que preguntarte? ¿Quién gana y quién cede? ¿Qué pasará cuando tengamos hijos? ¿Cuántos niños queremos? ¿Qué haremos si uno de nosotros tiene depresión? ¿De dónde sacamos cada uno de nosotros nuestro sentido de valía?

 Cosas como: ¿Cuáles son mis miedos secretos sobre esta persona? ¿Cuáles son los defectos que he visto y que trato de ignorar porque estoy tan enamorado(a)? ¿Qué cosas nunca quiero admitir a la otra persona? ¿Qué pasa si él / ella descubre acerca de X?  ¿Qué me hace realmente vulnerable? ¿Cuáles son mis temores sobre el matrimonio? ¿Tengo miedo a no casarme? ¿Qué temor tengo sobre esta persona?

Ahora has llegado al punto en el que comienzas a preguntarte … ¿Qué pasa si los dos tenemos defectos?

 Por supuesto, nadie es perfecto. Ese no es el punto aquí. El objetivo es encontrar a una persona que conozca sus propios defectos y hábitos y que esté dispuesta a admitirlos y a trabajar en ellos. No existe pareja en el mundo que no tenga desafíos debido a sus viejos hábitos emocionales. No habrá pareja en el mundo cuyos sistemas familiares emocionales no les planteen problemas. El desafío es que ambas personas sean vulnerables y estén dispuestas a hablar de sus desafíos, a sacar a la luz su verdadero yo y a encontrar la forma de cambiar y superar sus debilidades.

Commentarios

Share this post

Matt Parker

Me gusta jugar videojuegos, ver películas, y amo ver y jugar deportes. Nací un gringo, pero crecí en Brasil y ahora vivo en Quito. Paso la mayor parte de mi día en mi computadora ... Wow este bio me hace sonar como un nerd que no sabe a donde pertenece.