Estudios


Estoy contento que Willa Chen no estuvo en ninguna clase conmigo.

Willa Chen es lo que uno acostumbra a decir “una rompe récord”, o sea, una persona que hace todo bien, cuando el resto batalla o sufre mucho en hacerlo.

Un periódico de Detroit anunció que Willa, una joven de 17 años de edad, obtuvo un puntaje perfecto en el ACT… y el SAT… y en el PSAT. Esos son exámenes que los estudiantes deben tomar antes de aplicar a una universidad.

Las probabilidades de que un estudiante obtenga una puntuación perfecta en las tres pruebas son casi tan buenas como la posibilidad de que el agua corra colina arriba. No sucede. No puede suceder. Aún así, Willa lo hizo.

Comencé a buscar información sobre Willa. No fue muy difícil, ya que su nombre estaba por todos lados: fue coronada como Miss Plymouth-Canton Junior en el 2009, recibió becas en las categorías de Aptitud Física, Auto-Expresión, Talento, Entrevistas y Académicos. No pude menos que preguntarme: ¿Hay algo que Willa Chen no pueda hacer?

La respuesta a esa pregunta es “Sí”. Willa es espectacular, no hay duda de eso, pero no es perfecta. Ella es una pecadora que no puede salvarse a sí misma de sus pecados, al igual que usted y yo. Todos estamos perdidos; todos hemos fallado el examen de perfección de Dios.

Si hemos de ser salvados, será solamente a través de Jesús. Jesús, Quien vivió su vida en forma perfecta, sin pecado; quien resistió a Satanás completamente sin fallar; quien cargó con los pecados de cada uno de nosotros, es nuestro Redentor. Su salida victoriosa de la muerte en el tercer día nos dice: “Solamente Cristo es perfecto”.

Razón por la cual hoy nos unimos con la multitud del texto de Marcos y decimos: “Él ha hecho todas las cosas bien. Él hace oír a los sordos y hablar a los mudos… Él ama a los pecadores, también.”

 

© Copyright Cristo Para Todas Las Naciones

 

Commentarios

Share this post

No comments

Add yours