¿HIJO O JORNALERO?


Una de las cosas más difíciles de entender cuándo empece a seguir a Cristo, ha sido el hecho de ser hija. La ciencia dice que el ser humano adquiere nuevo conocimiento realizando enlaces con lo que tú ya conoces con anterioridad. Entonces básicamente nuestro cerebro funciona como un archivero al que se agregan carpetas de nueva información en las secciones existentes, y en el tema de ser Hija de Un Padre Celestial, mis neuronas hicieron lo suyo.
Recuerdo que desde temprana edad la manera de hacer sentir complacido a mi padre era con mi desempeño… ¡papito mira! Tengo mi libreta llena de sobresalientes. Y así crecí con la idea de que ser la número uno hacía feliz a mis padres. Viví la mayoría de mí niñez , adolescencia y el inicio de mi vida adulta ganando amor de esta manera, y no sé si te ha pasado pero llegas a sentirte agotado, alguien me dijo “si tu vida fuera un automóvil, la vives siempre en primera, forzas en todo momento tu motor” mi valía sólo era importante si era buena en algo; con esa carga llegué a Cristo, y no se fue a pesar de que los hermanitos me repetían que crea en la verdad de que soy una Hija de Dios.
¿Existe alguna manera de cambiar esta conducta? ¿quieres conocer qué dice la ciencia moderna al respecto? En la carrera de Medicina nos entrenan bastante bien para encontrar lo último en conocimiento, ¿te gustaría saber cómo hacerlo? Bueno sí es así ese es el primer error. Ningún ser humano tiene la capacidad de cambiar corazones, no tenemos el poder de salvarnos a nosotros mismos, y conforme vas conociendo a ese Padre Celestial, verás que su objetivo no es hacer una mejor versión de ti, Jesús vino a reconciliarnos con el Padre, por El recibimos justificación (nuestro pecado merecía la muerte, y fue Cristo quién lo pago en la cruz en nuestro lugar, ¡consumado es! El Santo de Israel en lugar del pecador) , redención (fuimos rescatados de la esclavitud del pecado a libertad en Cristo) , santificación ( proceso que inicia por la gracia de Dios en el que va cambiando lo que somos a la imagen de su Hijo Jesús) ” Mas por obra suya estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros sabiduría de Dios, y justificación y santificación, y redención, para que, tal como está escrito: El que se gloría, que se gloríe en el Señor”(1 Corintios 1: 30) .

No se trata de ser el número uno sino de Gloriarnos en El, y comprender tu identidad de Hijo de Dios lo hace. La buena noticia es que su verdad se nos ha sido revelada, la Palabra de Dios. Y tengo que hacerte la pregunta que recibí hace unos meses ¿Qué pesa más en tu vida, la opinión del ser humano o la opinión de tu Padre Celestial? ¿Es la Biblia tu autoridad? ¿estás claro en que no tiene errores, es la Palabra de Dios para ti? Error número dos en mí, yo no leía mí Biblia con motivaciones correctas, y era tan descuidada que sólo recibía lo que otros hablaban de ella, incluso estaba en la categoría de mi libro de Anatomía (es decir un libro más).
Si algo tengo claro ahora es que la sabiduría de Dios no es la misma que la del hombre, y eso es lo que debe sacar de tu vida el deseo de encontrar respuestas fuera de El. Enamórate de nuevo, lee su palabra por el deseo de conocer más a tu Padre y no por lo que pueda darte. No usemos sus recursos y luego volvamos a El con un corazón prepotente que rechaza su amor. No somos jornaleros trabajando para su reino, somos sus hijos y representantes en esta tierra de su amor infinito. ¿vas a Dios porque lo amas o porque necesitas algo de El? ¿Aún sigues intentando complacerlo con tu desempeño?
Estoy haciendo un estudio bíblico y quiero compartirte lo que me liberó de la trampa del desempeño y el intentar complacer a mi Padre Celestial.

” Y he aquí, se oyó una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo Amado en quien me he complacido” (Mateo 3:17)
” Pero el que se une al Señor, es un espíritu con El” (1 Corintios 6:17 )
“según nos escogió en El antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de El. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros en el Amado. (Efesios 1: 4-5), y ser hallado en El, el poder de su resurrección y la participación en sus padecimientos, llegando a ser como El en su muerte” (Filipenses 3:9)
Si estamos en El, no hay manera de complacer más a Dios Padre que lo que ya ha sido hecho, Jesucristo es quién a complacido al Padre desde el día en que nació como el verbo hecho carne, vivió una vida santa para regalarnos ese récord y descansar en la verdad de que El a complacido al Padre, el Hijo Amado que camino en obediencia hacía la cruz, dio su vida en nuestro lugar, y resucitó y está a la diestra de Dios Padre ¡ es un regalo! No más sobresalientes que ganar, ¡ consumado es! ¡Cuánto amor inmerecido!

La palabra dice: ” Pero el que se une al Señor, es un Espíritu con El” (1 de Corintios 6:17)
Soy más pecador e imperfecto de lo que nunca pensé, y soy más aceptado y amado de lo que nunca esperé. (Timothy Keller)

Commentarios

Share this post

Dany Erazo

Nací en Quito, pero he vivido en 6 ciudades diferentes, de ahí nace mi espíritu nómada. Amo conocer gente y lugares nuevos, escuchar y aprender es algo fascinante para mi. Amo la creación de Dios, los animales y los paisajes pueden arrancarme una sonrisa con facilidad. Quiero estar siempre enamorada del Señor y conocerlo más cada día es un privilegio.

No comments

Add yours