Instrucciones


El primer ejercito de Israel desfallecía y tenía hambre porque Saúl les había dicho que nadie podía comer hasta que sus enemigos fueran derrotados. Adivinen qué pasó. Todos en el ejército excepto uno (Jonatán el hijo de Saúl) estaban débiles y hambrientos. Jonatán no escucho la amenaza de su padre. Él, extendió una vara que llevaba y comió de la miel dulce y fresca que las abejas producían. Cuando Jonatán se enteró de la maldición que caería sobre la persona que comería dijo estas palabras.

“Mi padre le ha causado un gran daño al país, miren como me volvió el color al rostro cuando probé un poco de esta miel” (1 Samuel 14:29) (NVI)

Esto me hace pensar en ciertas condiciones que nos ponen nuestros líderes sean en la iglesia y/o fuera de ella.

Algunos ejemplos de estas reglas son: Sacarse la gorra o el sombrero para entrar a la iglesia o al banco. No usar los celulares. No mascar chicle en clases (hoy se ha comprobado que el chicle es bueno para la concentración) etc etc…

Muchas de estas reglas pueden ser o no necesarias pero es importante observar el contexto en el que se desarrollan para que no se den malas interpretaciones o confusiones. Ojo, no quiero decir que no sean necesarias, sino que tienen que ser empleadas con un propósito para el bien común.

 

ESCRITO POR: Oscar Quezada y con la colaboración de Gabriela Puente

 

Commentarios

Share this post

Oscar Quezada

Mediante estos post busco servirte y, apoyarte en tu desarrollo personal y espiritual, algunas de las tantas cosas que me gusta hacer; es caminar, escribir, leer, cocinar; me APASIONA la gente y se que puedo aprender de ustedes así como ustedes de mi.

No comments

Add yours