La dieta cetogénica: muchas proteínas y grasas, pero con pocos carbohidratos


Una dieta especial rica en grasas ayuda a controlar los ataques de epilepsia en niños“, se informaba en mayo del 2008. Así lo sostenía un estudio británico.

La intensidad de los ataques se redujo considerablemente en menores que los sufrían a diario, tras haber iniciado la llamada dieta cetogénica, que es alta en grasas y proteínas y baja en carbohidratos. Los resultados del estudio, publicados en la revista The Lancet Neurology, indicaron que la crisis convulsivas en niños bajo la dieta se redujeron en dos terceras partes.

Sin embargo, en aquellos menores que no habían iniciado la dieta, las convulsiones continuaron ocurriendo con la misma frecuencia. En el estudio tomaron parte 145 niños de entre 2 y 16 años a quienes al menos dos de los fármacos contra la epilepsia no surtían el efecto deseado. Cinco de esos menores incluso vieron cómo los ataques se redujeron el 90% tras iniciar el régimen alimenticio.

Por años, la dieta cetogénica ha estado vinculada al tratamiento de la epilepsia que es resistente a los fármacos. Sin embargo, recientemente se ha vinculado con una forma eficaz de bajar de peso.

El doctor Marcelo Campos, profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, escribió el artículo: Dieta cetogénica: ¿Es la última dieta baja en carbohidratos buena para usted? (Ketogenic diet: Is the ultimate low-carb diet good for you?).

De acuerdo con el médico, la dieta cetogénica hace que el cuerpo libere cetonas en el torrente sanguíneo.

La mayoría de las células prefieren usar el azúcar en la sangre, que proviene de los carbohidratos, como la principal fuente de energía del cuerpo. En ausencia de la circulación de azúcar, proveniente de los alimentos, en la sangre comenzamos a descomponer la grasa almacenada en moléculas llamadas cuerpos cetónicos (el proceso se llama cetosis)“.

Una vez se alcanza la cetosis, la mayoría de las células utilizarán cuerpos cetónicos para generar energía hasta que comencemos a comer carbohidratos nuevamente. El cambio, de usar la glucosa circulante a pasar a la descomposición de la grasa almacenada como fuente de energía, generalmente ocurre durante dos o cuatro días de comer menos de 20 a 50 gramos de carbohidratos por día“, señala el experto.

Fuente: Lanacion.com.ar

Commentarios

Share this post

Wilbert Von

Hace años que no como chicle y no veo televisión... ¿Raro? Realmente no... Hay que cambiar gustos al pasar el tiempo, pero hay amores y gustos que perduran... ¡Las noches lluviosas son fascinantes! Tambien soy fan del AC Milan, Chicago Bulls y New York Yankees. ¿Soy Glory Hunter? Tal vez...