Lo que nos enseña la ‘metida de pata’ de Mariah Carey


Cada día, los ciberacosadores escogen a una nueva víctima, y hoy han seleccionado a la cantante Mariah Carey. Mientras se presentaba en vivo el sábado en el programa de la ABC Dick Clark’s New Year’s Rockin’ Eve with Ryan Seacrest, la artista colapsó en el escenario.

La de Carey, ganadora de cinco premios Grammy y una de las artistas más vendedoras de todos los tiempos, fue la presentación final antes de la caída de la bola a la medianoche en el Times Square de Nueva York. En vez de ser testigos de la entrada de una gran estrella del pop al 2017 con una nota alta, los televidentes vieron a Carey en el medio de fallas técnicas.

En última instancia, luego de tratar de cantar varias frustrantes y raras canciones, dijo “Esto no mejora” y se fue del escenario.

Y aunque no sé cual fue la causa de los inconvenientes técnicos, sé que si tú eres uno de los que se ríe hoy de Carey, probablemente no hables mucho en público o te presentes ante un auditorio.

Soy una oradora pública y sé que no hay nada peor que experimentar un problema técnico en medio de una presentación. No me importa si eres Mariah Carey o si estás presentándole una idea para recoger fondos a la junta directiva de tu escuela o al concejo de la iglesia local. Cuando estás frente a un público, con un proyector dañado, un computador descompuesto, un video que no carga o un PowerPoint que no trabaja, es una pesadilla.

De repente, el tiempo se para. Tu corazón corre a mil. Sientes una mezcla de vulnerabilidad, frustración y vergüenza al mismo tiempo. Y tus pensamientos sólo agravan la situación. Tu concentración se va inmediatamente hacia qué es lo que está mal y no puedes recordar tus cuidadosamente ensayadas líneas.

En un punto o en otro, cada uno de nosotros experimentará esta terrible sensación. Y, aunque es inevitable, hay varias vías por las cuales podemos recuperar la concentración y controlar la situación. Carey estuvo a punto de sobrepasar la situación, casi lo logra, pero falló en el último (y más duro) paso: asumir el control total al improvisar.

He aquí algunos pasos a considerar cuando te enfrentas a una situación similar:

1. Respira

Cuando Carey se dio cuenta que las canciones no sonaban como debían, hizo una pausa, respiró y examinó el alcance del daño.

Tú lo puedes hacer también. Recuerda, el público no tiene idea de lo que se supone que suceda. Si te encuentras en medio de un discurso de ventas o presentando un proyecto en frente de una clase y no puedes recordar un detalle, respira y recuérdate a ti mismo que sólo tú sabes lo que “se supone” que va a pasar.

Si haces un cambio a mitad de camino o si dejas algo, hay una buena chance de que nadie lo note. La mayoría de las fallas técnicas se resuelven a sí mismos en pocos segundos, así que respira profundo. Te ayudará a calmarte y darle al problema una oportunidad para arreglarse.

2. Dile al público que hay un problema

Si ves que el problema persiste, informa al público. Nótenlo, eso es exactamente lo que hizo Mariah Carey. Le dijo a la audiencia “No puedo oír”, dejándole saber que había un problema técnico que ella no podía resolver. Si hubiera hecho una broma sobre la situación, tal vez hubiera sido mejor.

Al hablar acerca del problema se logran tres metas. La primera, te humaniza y pone al público de tu lado, puesto que inmediatamente se siente mal por lo que te está pasando. La segunda es que, al hablar de ello, se te calma la mente, más allá de simplemente pensar en eso. La tercera es que si hay un equipo audiovisual o un gran equipo de producción (como en el caso de Carey), les alerta inmediatamente sobre el problema.

4. Sigue adelante

El siguiente paso es hacer lo mejor para seguir adelante, a pesar del control remoto bloqueado, del video que no carga o de algún problema con las luces. Carey lo hizo lo mejor que pudo. Le dijo al público: “Sólo cantemos”. Y, aunque se perdió algunas de las letras y tuvo problemas para seguir con la versión pregrabada, ella reconoció el problema y prosiguió diciendo: “Estamos perdiendo el sonido de la voz cantada, pero esto es lo que es”.

Y cuando ABC comenzó a mostrar tomas de la multitud en vez de las de Carey, ella sugirió correcciones. Pero, al final, la cadena no pudo componer las cosas. Carey estaba sola, en la oscuridad y desconectada del programa. Esa fue una falla de la ABC, no de ella, y merece reconocimiento por atreverse a seguir adelante.

4. Abandona el plan A y asume el control improvisando

Esto es algo en lo que Carey falló. Tras varios intentos fallidos, abandonó el escenario. Ella podría haber recuperado el control, podría haber caminado hacia el centro del escenario y simplemente improvisar. Carey podría haberse quitado los audífonos, decirle a la ABC que quitara todo lo tecnológico y que limpiara el escenario para cantar a capella.

Por supuesto, esto no hubiera sido fácil. Requiere un nivel de auto monitoreo y control particularmente difícil de obtener en un momento de intenso estrés, pero es posible. Y aunque la actuación no hubiera sido perfecta, hubiera demostrado valor, compromiso y control, características que habrían unido más a la cantante con su audiencia más que cualquier canción que hubiera cantado.

Así que, cuando todo lo demás falle, avócate a un plan B e improvisa.

 

FUENTE: CNN

Commentarios

Share this post

ControlZ

Control Z está dedicado a traerte lo mejor de noticias curiosas, reflexiones valiosas para tu vida, videos entretenidos, consejos, música y mucho más. - Recuerda que ControlZ deshace tu aburrimiento. -