No confíes en la paz de tu corazón


La frase “tengo paz en mi corazón”  se ha convertido en una respuesta para justificar nuestras acciones.

Como por ejemplo cuando una estudiante de secundaria que está tratando de determinar a dónde irá a la universidad. Después de cuatro recorridos por diferentes campus, ella les dice a sus padres que “simplemente se siente en paz” sobre cierta escuela. O un hombre de negocios que está considerando una nueva aventura profesional podría bromear: “Sé que es arriesgado, pero siento una paz de que esto es lo que debería hacer”.

Cuando un sentido interno de paz se convierte en la razón fundamental para la toma de decisiones, nadie puede cuestionarlo, similar a decir que Dios te dijo que hicieras algo. ¿Quién va a decir que Dios no lo hizo, o que tu sentido de paz está mal?

Esto podría no ser un gran problema en las decisiones moralmente neutrales, como seleccionar una universidad o nuestra próxima aventura empresarial. Pero ¿qué sucede cuando nos basamos en ese sentido de paz para la toma de decisiones en otras áreas de nuestras vidas?

¿Qué pasa cuando el sentido de paz sirve como base para elegir una iglesia, incluso si la iglesia predica un evangelio empobrecido o carece de un liderazgo piadoso, o cuando justificamos la decisión de terminar un matrimonio contencioso porque simplemente “sentimos paz” cuando estamos separados?

Suena como una práctica virtuosa. Después de todo, ¿no quiere Dios que experimentemos la paz? ¿No es la claridad interna un signo de su bendición? ¿Realmente querríamos tomar una decisión que no diera paz inmediata? Seguramente no.

Brújula rota

Desafortunadamente, nuestra brújula interna está fundamentalmente rota debido a la caída. Aparte de Cristo, nuestros sentimientos son tremendamente engañosos (Jer. 17: 9). Nuestra depravada naturaleza puede alinear los sentimientos de paz con acciones que traicionan el buen diseño de Dios. Sentimos paz cuando abrazamos nuestra naturaleza caída, porque estamos actuando de manera consistente con esa naturaleza cuando pecamos.

Respondiendo al evangelio a través del poder del Espíritu, nuestra naturaleza se transforma. Se nos dan nuevos corazones que anhelan obedecer a Dios y adorarlo correctamente. Cuando los creyentes pecan, entonces, están actuando en contra de su nueva naturaleza. El pecado se sentirá cada vez más grotesco y no traerá paz.

Entonces, ¿significa esto que aquellos de nosotros que decimos ser cristianos podemos confiar en nuestro sentido de paz? Tal vez. Pero tal vez no, por al menos dos razones.

  1. Puede que no tengamos un nuevo corazón. Una sensación de paz sobre las acciones incorrectas puede revelar que una persona no ha sufrido la reorientación radical del corazón que se produce a través de la conversión genuina. Sin importar el linaje religioso de alguien, si permanece muerto en el pecado, su compulsión interna no irá en la dirección de la justicia
  1. Los cristianos pueden ser engañados por el pecado que se aferra fuertemente. Los creyentes regenerados deben encontrar disgusto por los pecados que una vez trajeron gozo y paz. Sí, seguirán siendo susceptibles al pecado y, a menudo, serán víctimas de su atractivo, pero también responderán de manera diferente. El pecado traerá dolor a donde una vez trajo placer. Producirá un arrepentimiento genuino donde una vez trajo un mero cambio momentáneo.

Imagina a un verdadero cristiano que racionaliza cierta práctica pecaminosa. Al principio, el pecado puede traer convicción, pero con el tiempo esta sensación interna de inquietud comienza a desvanecerse. El pecado puede incluso parecer justificable, particularmente si obedecer a Dios trae incomodidad o dolor.

Debe haber una mejor base para las decisiones que tomamos. Dos preguntas son mucho más útiles para la toma de decisiones que simplemente “¿Siento paz?”

  1. ¿La Palabra de Dios habla sobre este tema? Si la Biblia habla con autoridad sobre un tema, entonces no importa cómo nos sentimos, la Biblia siempre tiene la razón.
  2. ¿El pueblo de Dios habla sobre este tema? La comunidad cristiana es un segundo punto de control para ayudar a aclarar nuestras acciones. Si los creyentes maduros desafían nuestras acciones, deberíamos prestar atención a sus advertencias, incluso si hacerlo no trae paz a nuestros corazones.

El Orden Correcto, La Paz Correcta

Aquí es donde nuestra brújula interna puede entrar en juego. Si la Biblia fomenta nuestra elección (o al menos no lo prohíbe), y si los demás creyentes dicen que es lo mejor para nosotros, entonces podemos preguntar: “¿Tengo un sentido de paz con respecto a esta decisión?” O quizás mejor, “¿Confirma el Espíritu de Dios dentro de mí que esto es lo correcto?”

El problema no es la pregunta, entonces; es el orden si primero preguntamos qué nos trae paz, haremos que las Escrituras digan lo que queremos y encontraremos a otras personas que estén de acuerdo con nosotros. Pero, si primero preguntamos qué dice la Palabra de Dios, luego qué apoya su pueblo, podemos poner nuestro sentido de paz en su lugar apropiado, y caminar con confianza en las decisiones que darán forma a nuestras vidas.

 

ESCRITO POR: Jorge Luis Rodríguez

Commentarios

Share this post

ControlZ

Control Z está dedicado a traerte lo mejor de noticias curiosas, reflexiones valiosas para tu vida, videos entretenidos, consejos, música y mucho más. - Recuerda que ControlZ deshace tu aburrimiento. -