Perder a un ser querido


Leyendo un libro me topé con la muerte de uno de los personajes, fue triste sobretodo porque se trataba de una madre que dejó a un esposo y tres hijos, ante esta situación me llamó mucho la atención como el esposo describía su pérdida.

El decía que era una especie de herida. Como cuando a una persona le cortan los dedos de un pie, esa persona no logra mantener el equilibrio y se cae constantemente hasta que vuelven a aprender a mantenerse de pie y caminar.

Esa ilustración de una pérdida como una amputación me hizo pensar en las personas que hemos perdido a alguien cercano y aquí hay algunos puntos sobre este tema.

1) Ser permisivo a sentir: Si tienes ira, dolor, quieres llorar, es normal y es tu proceso personal, no se parece al de otra persona, permítete sentir y guardar un tiempo de luto, es lo más sano.

2) Dejar ir a esa persona: Resulta difícil pero tarde o temprano tendrás que hacerlo, lleva su tiempo y como lo dijimos antes el proceso en cada persona es diferente. Pero hay que entender que la vida sigue y no se detiene.

4) Entender que estamos diseñados para soportar ese dolor: Aunque suene cruel es así, si lo piensas un poco, todos hemos perdido al menos una persona cercana, es un dolor que se puede soportar, no es fácil pero es algo con lo que tenemos que vivir.

5) Entender que aun con esa pérdida Dios tiene un propósito: Aunque resulte difícil de aceptar es verdad, quizás en este momento no lo entiendas. Confía en Dios.

Espero haber contribuido con este artículo y recuerda lo que Dios promete estar con nosotros siempre. (Mateo 28:20)

Commentarios

Share this post

Fernanda Quezada

Disfruto mucho de las caminatas, me encanta comer de todo, especialmente pizza, me gusta ver películas, andar en bici, caminar, leer y dormir, creo que tanto el cine como la literatura desarrollan tu creatividad.

No comments

Add yours