Quítate la máscara


Una máscara es algo que nos ponemos para cubrir o esconder nuestro rostro. Pero no son sólo hay máscaras de plástico; también podemos encontrar reales. Si se trataba de una relación rota con la familia o un amigo, o una inseguridad, hacemos todo lo posible para ocultarla, es una máscara, la creación de una versión falsa de nosotros mismos para escondernos detrás. Es como una fotografía de Instagram editamos la versión de nosotros mismos. Pero en el fondo, la razón por la que hacemos esto es porque realmente tememos ser plenamente conocidos, nuestras luchas, temores e inseguridades ocultamos.

Debido a la máscara que llevamos puesta, proyectamos la idea de la máscara en Dios, si la gente en este mundo necesitan ver una máscara de mi vida, entonces Dios debe ver la misma. Dios no necesita saber mis fracasos y angustia; él sólo tiene que saber lo que quiero mostrarle. Podernos decir que Dios está lleno de gracia y de compasión, pero no es hasta que nos quitamos la máscara y dejar que nos llene que esto es real. Es como tener una herida y cubrirla con una curita. Pero la herida no sanará hasta que nos quitemos la curita, la limpiemos y apliquemos medicina.   Nuestras inseguridades, nuestro dolor no se pueden recuperar hasta que nos quitamos la máscara y dejamos que el amor incesante de Dios penetre y nos sane de adentro hacia fuera. Jesús no murió por la máscara, él murió por ti, cada parte de ti. No se trata de lo que has hecho; se trata de lo que Dios ya ha hecho por ti.

¿Detrás de qué máscara te escondes? Cualquiera sea la máscara que tengas en la actualidad, Dios te ve; él te quiere y te persigue. Habrá gente que no te acepta, pero eso no debe hacer  que te escondas. Sé tú mismo, quita la máscara y deja que Dios diga lo que eres.

“Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien!” (Salmos 139:14-14 NVI).

Commentarios

Share this post

No comments

Add yours