TRES COSAS NECESITAMOS HACER PARA TENER ÉXITO


Empiezo este artículo con una historia que la encuentro en la Biblia:

Tiempo después, Jesús regresó a la ciudad de Jerusalén para asistir a una fiesta de los judíos.

En Jerusalén, cerca de la entrada llamada «Portón de las Ovejas», había una piscina con cinco entradas, que en hebreo se llamaba Betzatá. Allí, acostados en el suelo, había muchos enfermos: ciegos, cojos y paralíticos. Entre ellos había un hombre que desde hacía treinta y ocho años estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio allí acostado, y se enteró de cuánto tiempo había estado enfermo, le preguntó:

—¿Quieres que Dios te sane?

El enfermo contestó:

—Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando el agua se mueve. Cada vez que trato de meterme, alguien lo hace primero.

Jesús le dijo:

—Levántate, alza tu camilla y camina.

En ese momento el hombre quedó sano, alzó su camilla y comenzó a caminar.

Este pasaje lo podemos leer en Juan capítulo 5

COSAS QUE DEBEMOS TOMAR EN CUENTA

A.- Jesús le hace una pregunta cerrada. De contestación simple como “si, no, bueno, tal vez, a lo mejor, dale, de ley, quien sabe”. No le hizo una pregunta complicada, fue sencilla.

B.- El paralítico le contestó con una excusa larga. No hay quien me empuje al agua. El paralitico se fue por la tangente. ¿Qué problemas veo aquí? No saber escuchar. Enfocarse en otras cosas y no en el que te pregunta. A Jesús no le interesaba saber por qué no se ha sanado, le interesaba saber si quería sanarse.

C.- El paralítico llevaba con esta condición 38 años. Cachen, estuvo 38 años con esta condición, 38 años paralizado, 38 años esperando que alguien lo empuje, 38 años sin hacer algo para sí mismo.

D.- Jesús lo sana. A pesar de la excusa que le puso, Jesús lo sana y le dice que coja su camilla y se mueva.

A menudo nos encontramos con situaciones que nos paralizan, el tiempo que estemos paralizados depende de nosotros. No de alguien que venga y nos empuje, pues la gente está preocupada y centrada en sus cosas (familia, trabajos, problemas), muy pocos ven al suelo para levantar a alguien.

Jesús no le empujo, solo le dijo que se levante, que coja su camilla y se mueva. A menudo la gente muchas veces solo necesita ánimo, pero no es el ánimo suave, sino un ánimo duro o un jalón de oreja como por ejemplo “Oye que esperas para hacer A o B cosa” “que esperas para hacer bien tu trabajo” “que esperas para tener tu propia empresa” “que esperas para llegar a tiempo a tu trabajo”.

Ahora, la pregunta de ¿quieres ser sano? La podemos interpretar como ¿Quieres tener tu negocio? ¿Quieres que te aumenten el sueldo? ¿Quieres que tu empresa se extienda? En fin puedes hacerte diferentes preguntas.

Nuestra respuesta debe de ser “SI” o “DE LEY” y no como la del paralitico que contesto con una excusa “es qué no hay quien me ayude”.

Si nuestra respuesta es “SI” o “DE LEY” o cualquier contestación en positivo tenemos que:

1.- Levantarnos hacer el esfuerzo físico de salir de ese lugar (dejar nuestra zona de confort, nuestra comodidad, nuestro statu cuo).

2.- Coger la camilla (dejar libre el camino para que otro pueda transitar por el, dejar de estorbar el paso, pero también es limpiarse – si te caes al piso lo que haces es levantarte sacudirte o limpiarte y seguir, queda el dolor, pero es bueno el dolor. También es restaurar, perdonar, olvidar, sanar) y,

3.- Movernos seguir, caminar, teniendo en cuenta que la vida no se detiene pero también puede ser investigar, averiguar, consultar como hacerlo, o como lograrlo, si ya sabemos cómo, tenemos que llamar a nuestros contactos, comentarles el plan, escuchar sus consejos, buscar hacer una sociedad, en fin lo que quieras hacer pero muévete.

 

ESCRITO POR: Oscar Quezada

Commentarios

Share this post

ControlZ

Control Z está dedicado a traerte lo mejor de noticias curiosas, reflexiones valiosas para tu vida, videos entretenidos, consejos, música y mucho más. - Recuerda que ControlZ deshace tu aburrimiento. -

No comments

Add yours