Un artesano colombiano se salvó ‘de milagro’


Con su voz entrecortada y con el característico acento ‘paisa’, Hugo Chávez, de 30 años de edad, dijo que solo un milagro lo pudo haber salvado del terremoto, de 7,8 grados que terminó con el 90 por ciento de las construcciones de Canoa.

Este colombiano que vive desde hace 5 años atrás en este balneario manabita, se dedicaba al oficio de confeccionar y vender artesanías a los turistas, para ello instaló su pequeño puesto en la calle lateral de donde estaba el hotel ‘Sol y Mar’ de Canoa.

“El sábado durante el terremoto, me encontraba sentado junto a mi puesto artesanal tejiendo unas pulseras de mano para cumplir un pedido que me hicieron unos turistas de la sierra ecuatoriana, de pronto el fuerte movimiento de la tierra me lanzó al suelo junto a todas mis cosas”, relata.

dios-me-saco-de-entre-los-escombros-20160420034139-1fb401639caa1b199122efb9e4cd3424
Un hilo de vida

Añade, que como pudo logró pararse y salió corriendo por el pequeño callejón denominado ‘la calle de los artesanos’, pero no había avanzado ni 20 metros cuando el hotel ‘Sol y Mar’ de 5 pisos, se desplomó al piso precisamente por donde escapaba junto a otras Personas.

“Sentí que algo me golpeo la espalda lo que me hizo caer al piso, luego una gran cantidad de bloques y cemento cayeron sobre mi cuerpo, ya no pude ver nada, intenté moverme pero estaba atrapado boca abajo contra el piso de arena y sin poder respirar”.

El artesano colombiano, antes de continuar su narración, hace una pausa, llora, respira profundamente y prosigue. “Cuando me quedaba solo un hilo de vida, le pedí a Dios, que cuidara de mi esposa y dos hijos menores de edad, de pronto alguien me haló de los pies con tal fuerza que cuando mire a mi alrededor ya no había nadie”, asegura.
Ayuda

Chávez, está seguro que fue un Ángel de Dios quien lo sacó de los escombros, no tiene otra explicación para que hoy este con vida, dice que muchos de sus compañeros artesanos murieron en el lugar junto a turistas que compraban artesanías en el momento del terremoto, no todos han sido rescatados.

“Luego corrí hasta mi pequeña casita, a pesar de que estaba en ruinas, mi esposa y mis hijos estaban sanos y salvos, lloramos abrazados y nos pusimos a orar, ahora espero la ayuda de la embajada de mi país y de mis compatriotas, esto que estamos viviendo en Canoa, es una tragedia imborrable”, indicó, Hugo Chávez.

FUENTE: la hora

Commentarios

Share this post

ControlZ

Control Z está dedicado a traerte lo mejor de noticias curiosas, reflexiones valiosas para tu vida, videos entretenidos, consejos, música y mucho más. - Recuerda que ControlZ deshace tu aburrimiento. -

No comments

Add yours