UN VASO DE LÁGRIMAS


Tú has tomado en cuenta mi vida errante;
Pon mis lágrimas en Tu frasco;
¿Acaso no están en Tu libro?

(Salmos 56:8) (NBLH)

Cuando alguien que amas está llorando lo más común es que seques sus lágrimas con un pañuelo o con tu mano. Pues es un acto inconsciente que lo haces con la intención desesperada de no verla sufrir. Pueden ser varios los motivos por los que esa persona llora contigo. Poner un hombro o un abrazo en el momento de tristeza puede ayudar a sobrellevar el dolor.

Si decidiste leer estas líneas, puedo sospechar: has derramado muchas lágrimas últimamente, entonces imagínate que alguien se acerca a ti en el momento que las estás derramando y las pone en un vaso. ¡Es una locura! De pronto te pongo la escena más loca: aquel que recogió tus lágrimas ahora las conserva y las guarda.

Algunos pensarían que se trata de un caso para los psiquiatras, pero yo conozco a quien tiene esas ideas tan ocurridas al momento de amar. Es el mismo que dejó su trono cómodo de piedras preciosas para ser atravesado por una lanza romana. El mismo que se le ocurrió conquistarte en una cruz de madera.

Antes de seguir leyendo, te invito a cerrar tus ojos. Piensa en un vaso lleno de lágrimas y piensa que se trata de las tuyas.

Hay veces que tú quieres que alguien se acerque: seque tus lágrimas mientras te da un abrazo. Pero ahora te presento a alguien que está dispuesto a recogerlas, pues valora cada gota salada que se desprendió desde el dolor de tu corazón. Él no solo conoce la raíz de aquella congoja si no que sabe cómo te sientes, pues una vez derramo lágrimas de sangre.

Cuando sabes que tus lágrimas están en buenas manos, entonces hechas tus lágrimas sin miedo pero sabes que ellas serán el motivo para cosechar con alegría. En este momento lloras y si piensas que tus lágrimas se secaron en tu almohada o se derritieron en tus mejillas, permíteme decepcionarte. Todas ellas están en el odre de Dios, siendo contadas y valoradas por aquel que te amó desde antes que nacieras. Si es capaz de guardarlas y conservarlas imagínate lo que hará con ese corazón destrozado.

¡De seguro a la vuelta de la esquina te espera una siembra de gozos y alegrías!

Commentarios

Share this post

Cristopher Castellanos

La locura es su emblema, la poesía su descanso, el Creador su inspiración. A veces comunicador, a veces un niño, siempre buscándole un lado distinto a sus mensajes.