Una Crítica del Serie de Netflix: A Series of Unfortunate Events


Tres huérfanos, un conde villano, un terrible incendio, un triste cocodrilo, gramática correcta, y chicle; estas son sólo algunas de las ideas al azar reunidas en la nuevo serie comedia oscura de Netflix, A Series of Unfortunate Events (Una Serie de Eventos Desafortunados). Basada en la popular serie de libros para niños escrita por Lemony Snicket, A Series of Unfortunate Events sigue las desafortunadas vidas de Violet, Klaus y Sunny, que son enviados a vivir con el malvado Conde Olaf (interpretado por Neil Patrick Harris) después de que sus padres mueren en un incendio. Depresivamente hilarante y caprichosamente cruel con melancolía divertida, A Series of Unfortunate Events cuenta con actuaciones increíbles, un diseño de producción mágico (si a veces barato), y un diálogo maravillosamente ingenioso.

Pero en el corazón de este desafortunado cuento está la historia de tres jóvenes que, a pesar de enfrentarse a una cantidad innumerable de miserias y tristezas, nunca se rinden. Cuando las cosas parecen más oscuros, los niños Baudelaire no ceden a la desesperación, e incluso intentan convertir las circunstancias más terribles en momentos de alegría. Pero mientras los Baudelaires sólo pueden contar con ellos mismos, nosotros como cristianos sabemos que tenemos un poder superior sobre el cual podemos descansar nuestros problemas. Pero, al final, A Series of Unfortunate Events es un recuerdo que, aunque a veces creamos que la paz y la  justicia ganan, “esta historia no es así.”

Commentarios

Share this post