¿Vale la pena esperar? Parte I


Tenía 14 o 15 años cuando escuché los primeros sermones de amigos y consejeros que me advertían de los gustos y placeres de la vida, de los cuales debía cuidarme para vivir una vida plena.

En aquella lista habían varias cosas que evitar: alcohol, tabaco, drogas, sexo prematrimonial, relaciones sentimentales pasajeras, vida nocturna, películas pornográficas. Si evitaba todas estas cosas en mi adolescencia viviría feliz cuando fuese adulto.

Pero seamos honestos, ¿a quién le preocupa su vida futura?

Deseamos algo sin importarnos las consecuencias que pueda traer. Queremos todo instantáneamente, ya sean objetos, personas o placeres. Nadie quiere esperar, ni siquiera Google que te entrega respuestas en milésimas de segundo. Y en este ritmo acelerado de vivir pregunto ¿Vale la pena esperar?

Puedo decir, después de 10 años, que sí, vale la pena esperar. Porque todo en la vida toma tiempo: los árboles en crecer, los niños en caminar, las personas en aprender a amar. Querer no quiere decir que lo debes tener. No es sencillo, pero una decisión en tu adolescencia puede afectar toda tu vida.

ESCRITO POR: Jimmy Sarango

Commentarios

Share this post

Jimmy Sarango

Siempre me gustó escribir y pensar, además de escuchar música, caminar, dormir, leer y comer. Soy diseñador gráfico de profesión pero músico por vocación. Disfruto compartir conversaciones con jóvenes y adolescentes

No comments

Add yours